martes

MIRTA BUSNELLI "La madre de todas las actrices"








Recibe cientos de tuits por día que elogian su trabajo en Graduados. Admirada y respetada desde sus comienzos. asegura que el éxito de la tira de Telefé aún la sorprende. Mujer de tablas, cine y TV, se entrega a un repo-desafío: “En todos estos años no hubo una sola nota donde pusieran lo que dije”.
Reconocerá que la prensa siempre la ha tratado muy bien y que la crítica, en general, tuvo buenos halagos para lo suyo. Pero como la vida trae sus “peros”, hace una salvedad: “En todos estos años no hubo una sola nota donde pusieran lo que dije”

¡Qué denuncia!

Es sólo la verdad. Hay veces que me pregunto para qué hacen la nota si después escriben lo que quieren. A esta altura ya voy sabiendo que cuando lea el reportaje me encontraré con palabras que nunca dije.

¿El famoso fuera de contexto?

 Sí, y también me han copiado palabras que dije hace diez años. Como por suerte una evoluciona, quizás en este momento ya no piense lo mismo o tenga ganas de decirlo de otra manera. Es eso. Antes me hacía problema. Ahora sigo sin entenderlo, pero dejó de sorprenderme.

¿Propone un desafío?

Vos me vas a decir que no, pero cuando yo lea la nota no va a ser igual. Cuando salga, hablamos.

Hecho. ¿Se esperaba el éxito de Graduados?

No, la verdad es que no me esperaba que Graduados tuviera este éxito rotundo. Y menos el éxito de Danna, mi personaje, que no es protagónico. Es algo muy gratificante, la verdad. Me pasan cosas muy lindas, mensajes amorosos que recibo casi a diario, felicitaciones…

¿Qué condimentos ayudaron a marcar la diferencia en el rating?

Que Sebas Ortega y Pablo Culell me llamaran me gustó de entrada, porque ellos tienen una actitud muy amorosa con el trabajo, son exigentes con los actores y la estética del programa. Y cuando entrás en un proyecto que sabés que va a estar muy cuidado es una gran ventaja. Esa virtud que ellos tienen marca una gran diferencia de entrada. Yo privilegio disfrutar lo que hago y hacer bien mi trabajo. Si el rating ayuda, mejor.

“Hago terapia aun desde antes de nacer. Llegué a la mitad de la carrera de Psicología. No me recibí, pero me ayudó a entender mejor a mis personajes”


¿El personaje de la mamá judía siempre fue para usted?

Sí. Pero te cuento algo: siempre que me convocan, le encuentro objeciones al personaje que me ofrecen. En este caso yo “era la madre de…”, como si “la madre de…” no fuera también odontóloga, pediatra, carnicera o lo que sea. Cumple función madre, punto. En ese sentido se toca un poco con el machismo y con la cosa de la juventud, como que pasada determinada edad sos madre, tía o abuela, no sos más una mujer. Eso es un poquito pesado. ¡Y además judía! Al principio tuve miedo de que Danna se convirtiera en un personaje aburrido. Se hizo y se caricaturizó tanto a la madre judía… Yo ya lo había hecho en La niñera, que tenía muchos prejuicios. No quería caer en ese estereotipo.

No pudo con su genio, entonces. Ya tenía dos retos nuevos para despegarse del papel trillado.

Exactamente. De la madre y de la madre judía. Su ser en el mundo era ocuparse de que los chicos coman, de que los chicos se casen, de que los chicos esto, del marido. Su vida era la familia.

Como si no tuviera sexo.

Como si no tuviera algo propio. Aunque lo propio de ella fuera no tener nada propio. Fue un tema que hablamos. Y hablamos de qué manías y patologías podría tener, como ese déficit que te provoca el ocuparte tanto de los demás y no tanto de vos, un desequilibrio que te lleva a caminos erráticos, como el vicio al juego. Me interesaba que fuera adicta al juego, podía desarrollarlo distinto, creo que eso ayudó.

¿Se ve reflejada en ella?

La verdad que no (risas). A Danna la entiendo, pero no me identifico en nada.

¿Cómo es Busnelli mamá, qué le transmitió a su hija?

No, no sé. Uno toma cosas de los viejos, pero se reelabora en uno. Ana es una chica muy alegre. El humor, quizás. Pero el padre (Axel Pauls, padre de Alan, Nicolás, Cristian y Gastón) también tenía mucho humor, eh. Puede ser cierta capacidad de juego. La vocación por la actuación, pero ella es más tranquila que yo. Además canta, se abre a otras experiencias en relación a la profesión. Estudió teatro desde muy chica, el padre la mandó, no yo. Nunca pensamos que iba a ser actriz. Mi hermana también es actriz. No sé…

¿Es genética, entonces?

Mi vieja nos mandaba mucho a actividades cuando éramos chicas, tipo danza, teatro… Creo que hubiera sido una buena actriz, pero cuando le preguntás si le hubiera gustado no sabe. Ella fue la típica persona que quería estudiar y no la dejaban. Tuvo muchas frustraciones en ese aspecto, creo que la cagaron bastante. Ya de grande desarrolló muchísimas actividades, hizo cursos de cosmetología, comidas, tortas, muñecos, ¡hasta estudió enfermería para darnos inyecciones a todos!

 Me parece que no tengo la calma necesaria para dirigir. Soy demasiado hiperkinética: me muevo, corro, bailo y grito al mismo tiempo. Sería como pedirme que haga una cirugía”.


Su mamá vive, ¿cómo se llevan?

Ahora re-bien.

¿Por qué “ahora”?

Porque tuvo una educación distinta. En casa mamá era más fría quizás, respecto al afecto digo, porque meterse se metía en todo. Papá, que hacía trabajos de imprenta, equilibraba, él era muy cariñoso. Hasta hace tres años mi vieja vivía sola y hacía natación. Hoy, con 97, ya no, pero está muy bien de acá (se toca la cabeza). Le canto canciones. Le canto o la llamo a Cecilia Rosetto y le pido que le cante por teléfono y Cecilia la llama. Es muy especial mi mamá. Hasta los 94 hacía partidas de poker con apuestas incluidas y nos ganaba a todos. Es competitiva y muy inteligente.

¿Hace terapia?

Sí, hago terapia aun desde antes de nacer. Llegué a la mitad de la carrera de Psicología. No me recibí, pero me ayudó a entender mejor a mis personajes. La herramienta del psicoanálisis es algo que me acompaña desde hace mucho tiempo. Igual no hablo de la popularidad, hablo de otros temas en relación con la televisión o el ser actriz.

¿Cómo la trata la exposición?

Me pasan varias cosas. Por un lado es muy agradable que la gente reconozca tu trabajo, que te digan que le diste una alegría y bla-bla-blá. Pero todo eso en gran escala se convierte en un agobio. No me pasa como a Maradona, pero me pasa.

¿Algún ejemplo?

A veces es raro, no es grato que alguien venga con una sonrisa y le tengas que decir: “No puedo”. Fuimos a las Cataratas para la entrega de los Martín Fierro y había gente famosa. Yo viajé con la idea de tener una relación mística: mirarlas tranquila, apreciarlas, disfrutarlas… Entonces, por consejo de mi hija, me calcé un gorro, los lentes negros y empecé a caminar detrás de un hombre muy famoso, pensando que la gente lo reconocería a él y yo podría seguir mi camino. No sé qué mala suerte tuve, pero el misticismo que buscaba a los dos pasos se fue al diablo. Son pavadas, claro, pero quitan momentos. Hay gente que no se hace tanto problema y otros que viven muy mal, aun peor que yo.

¿Está preparada para una segunda parte de Graduados?

No, me parece que así está bien. Ya basta. Hay que saber terminar las cosas. A mí no me gusta cuando algo bueno, por sacarle el jugo, se estira. Corrés el riesgo de que termine siendo decadente. Muchos se terminan suicidando. Es muy difícil la decisión en este momento, analizo bastante los proyectos que me llegan. Como ganas, me gustaría volver a hacer teatro.

¿Qué ve en televisión?

No veo mucha tele, algún documental y Graduados, por supuesto. Parece demagógico pero me gusta mucho el programa que hacemos.

 ¿Nunca pensó en dirigir?

No, me han pedido que dirija, pero no. Prefiero las tablas. Me parece que no tengo la calma necesaria para dirigir. Soy demasiado hiperkinética: me muevo, corro, bailo y grito al mismo tiempo. Sería como pedirme que haga una cirugía.

¿Cómo se lleva con la vanguardia tecno?

Tengo Facebook y Twitter hace bastante. Igual no lo uso para contar lo que hago cada dos pasos. Sigo diarios, periodistas y gente que me interesa, como la cuenta del hermano de Mariano Ferreyra. No entiendo mucho inglés pero sigo las noticias de Julian Assange de Wikileaks (el australiano encargado de sacar a la luz documentos confidenciales relacionados con la inteligencia militar de Estados Unidos y de otros países armamentistas), si veo algo muy lindo que puedo recomendar lo subo, retuiteo noticias sobre la tragedia de Once, de la que ya se cumplieron ocho meses. Informo, me informo y contesto las cosas lindas que me escriben.


 Escrito por  Mariana Montini,  Para  Revista "El Planeta Urbano".

EL FESTEJO DE LOS 100 CAPITULOS DE "GRADUADOS"







El elenco y la producción de “Graduados” se reunieron en el resto bar Crobar para festejar sus 100 emisiones al aire.

Con una inmensa torta de tres escalones repleta de muffins que rodearon al gran número 100, tanto actores, vestuaristas, maquilladores, productores y técnicos se hicieron presentes.

Cabe destacar que la tira es un éxito más de la productora Underground, liderada por Sebastián Ortega y Pablo Cullel.

Uno de los grandes acontecimientos de la noche fue cuando la actriz Nancy Duplaa subió al escenario para mostrar la placa entregada por CAPIF que certifica la llegada al disco de Oro del álbum “Graduados”, que contiene las canciones de la tira.

Estuvieron presentes en la celebración : Nancy Dupláa, Pablo Echarri, Luciano Cáceres, Mirta Busnelli, Mex Urtizberea, Daniel Hendler, Julieta Ortega, Isabel Macedo, Gastón Soffritti, Paola Barrientos,Violeta Urtizberea, Juan Leyrado, Jenny Williams, Chang Kim Sung, Juan Gil Navarro, Andy Kusnetzoff, Diego Mesaglio, German Tripel, Antonio Birabent, Ivo Cutzarida, Marco Antonio Caponi, Julieta Díaz, entre otros.

Fotos: Jorge Amado Group

viernes

En Graduados recordaron el atentado de la AMIA

En la ficción, el matrimonio Goddzer decidió participar del acto conmemorativo al cumplirse un nuevo aniversario de esta tragedia 




 Este jueves se cumplieron 18 años del atentado terrorista que ocurrió en la AMIA, en el que murieron 85 personas.
Para recordarlo, en Graduados, Dana Blatt de Goddzer (Mirta Busnelli) y Elías Goddzer (Roberto Carnaghi) deciden asistir al acto conmemorativo que se realiza todos los años en las inmediaciones del edificio ubicado en Pasteur 633, en el barrio de Once.
"Hoy es el aniversario del atentado de la AMIA. Cierro el negocio y vamos juntos como todos los años", afirmó Elías, mientras estaba leyendo junto a su esposa la noticia del homenaje en un diario en Internet.
De esta manera, Graduados aportó su grano de arena para recordar a esta tragedia.

domingo

Busnelli & Carnaghi: Somos mucho más que dos

Componen a un matrimonio judío en “Graduados”, la ficción más vista del año. Aseguran que son como padres de familia normales, que se quieren, se pelean y tienen problemas con sus hijos. Ahora, la trama los tiene coqueteando con el intercambio de parejas.
“Ahora, como dos enamorados”, propone él una pose para la sesión de fotos en Telefé. Y juntan cachete con cachete, sonriendo para la cámara. “Ahora, un trencito”. Y la abraza desde atrás, siguiendo con el juego. Roberto Carnaghi y Mirta Busnelli son pareja en la ficción. En Graduados (lunes a viernes, a las 21.15) son Dana Blatt de Goddzer y Elías Goddzer, un matrimonio judío de muchísimos años. De esos que se quieren, discuten, se odian, se soportan, se perdonan y se vuelven a querer.
En el programa, tienen dos hijos, Andy (Daniel Hendler) y Gaby (Violeta Urtizberea). En las últimas semanas, hubo un gran giro en la trama. Elías se enteró que es abuelo de Martín (Gastón Soffritti), producto de una relación juvenil entre su hijo y Loli (Nancy Dupláa). Además, la pareja Goddzer -quizá para reavivar la pasión- muestra interés en el intercambio de parejas. Carnaghi y Busnelli analizan con Clarín los por qué del éxito del programa -es la ficción más vista de la televisión-, las claves para componer a la pareja y del debut como abuelos en la tira.

Fue muy comentada la escena en la que te enterás que tenés un nieto. ¿Por qué pensás que gustó tanto?
Carnaghi : La sorpresa no fue a nivel actoral, sino la recepción de la gente. Creo que el público que nos mira está conectado a la familia. Recién me encontré con una compañera que me dijo: “Llegué a casa y vi a mi marido llorando por esa escena”. Un nieto es casi un hijo, la prolongación de uno. Pasó algo más de lo que esperábamos.
Busnelli : Cuando la gente tiene hijos grandes, pasa mucho tiempo sin tener contacto con un bebé. Yo no tengo nietos, pero siempre digo que en una reunión de adultos falta algo si no hay niños. Cuando tuve a mi hija, viví la mayor conmoción de mi vida. Y creo que algo de eso se vio en la ficción.

En la ficción, ustedes son un matrimonio judío, pero en la composición buscan alejarse de los estereotipos. ¿En quiénes se inspiraron para lograr ese equilibrio?
Carnaghi : Si bien somos un matrimonio judío, no hemos abordado en la ficción el costado religioso. Somos una pareja como cualquiera, que se pelea, se quiere y tiene problemas con los hijos. El toque de humor lo da ella con el tema de la comida. Las madres judías tienen eso. Es conocido que una madre judía dice: “Si no comés, me muero”. Y la italiana amenaza: “Si no comés, te mato”.
Busnelli : En algún punto, los dos personajes me parecen monstruosos.
Carnaghi : ¿Monstruosos? ¿Por qué decís eso? Busnelli : El eje de la educación de Elías fue el dinero, ganarlo y no gastarlo. Es mezquino y víctima también de esa mezquindad. Pero lo bueno es que la tira muestra que no todo lo mide en plata; es también un tipo con una gran potencia afectiva. El lado monstruoso también aparece cuando quiere conseguirle un novio para la hija sin tener idea de su vida y sin darse cuenta de que no es su tarea como padre. En definitiva, estamos haciendo una comedia, que muestra la debilidad y las careteadas de las personas.

Otra de las nuevas aristas de los personajes es el interés por el intercambio de parejas. ¿Cómo tomaron ese giro en la comedia?
Carnaghi : Cuando hacés un programa diario, nunca tenés noción de cuál es la historia completa. Entonces, no te preocupás tanto por los libros y sí por dónde va tu personaje. Creo que no cualquier pareja llega a ser swinger. Es un arreglo de dos personas...
Busnelli : En realidad, de cuatro.
Carnaghi : Sí, claro, de cuatro. Hay otras parejas que no se permiten esas libertades y se engañan. Hoy en día, son cuestiones que se pueden discutir; en otro momento, hubiese sido motivo de pelea. Y sé también que hay muchos ratones sobre el tema.
Busnelli : Los nuestros son personajes conmovedores y muy pequeños. El intercambio de parejas es un tema grosso y difícil y la tira lo trató por arriba, pero va más allá. Es una transgresión legalizada. Nuestra pareja, además, generó otras cosas. Por ejemplo, dos hijos que son grandes y que todavía viven en la casa.

Graduadoses la ficción más vista de la TV argentina. ¿Cuáles, creen, son las claves del éxito?
Busnelli : Una de las virtudes es la unión de varias generaciones. El programa se remonta a la década del 80 y genera identificación con la gente que ahora tiene 40 años. A su vez, también cuenta la historia de sus padres. Y siento que hay una afinidad entre los actores, una manera común en la forma de ver la actuación.
Carnaghi : Tenés mucha razón. Hay una mirada afín, aunque seamos de distintas generaciones. Pienso en ella, en Juan Leyrado, Daniel Hendler o Luciano Cáceres. Hay una crítica que puedo hacerle a la televisión: se ven ficciones en las que dos tipos pueden estar hablando de la muerte de la madre y del baile de la noche con la misma intensidad. Todo es igual. Es una gran diferencia con lo que ocurre acá.
Busnelli : Después está la cosa del rating. Acá, ese tema no nos ocupa mucho la charla. No nos sentamos a comer para hablar del rating. Hablamos del programa, de los personajes y de cómo encararlos. 

Quizá no hablan del rating simplemente porque les va bien...
Busnelli : Obvio que sí. Este programa no es revolucionario, pero sí está muy bien hecho y está marcando una tendencia. A partir del éxito Graduados , se marcó a cierta televisión que ya quedó vieja.

jueves

Estas son Algunas de las Mejores Escenas de Mirta Busnelli en Graduados!!!



Mirta Busnelli, Una Grande en Pura Quimca!!!







El elenco de Graduados se juntó para festejar 70 programas al aire justo la noche en que lograron su marca más alta y se posicionaron como lo más visto del día.


Nancy Dupláa, Luciano Cáceres, Isabel Macedo, Mirta Busnelli, Juan Leyrado, Paola Barrientos y gran parte del elenco de la tira estuvieron presentes y descorcharon champagne por ganarle a Tinelli en la marca diaria, aunque no pudieron superarlo la semana pasada en el mano a mano que se repetirá esta noche.

"Sentimos que Graduados no tiene techo", comentaron al final del festejo, teniendo en cuenta que la tira sigue subiendo en su número de audiencia. Desde agosto tendrán que vérselas con "Sos mi hombre", la nueva tira de Pol-ka en clave romántico-dramática, con Luciano Castro y Celeste Cid.

martes

“La necesidad del negocio televisivo tiene un precio”




Aunque disfruta la posibilidad de generar un intercambio que agregue algo a su rico historial, el dúo no pierde de vista que los tiempos de una tira no son los ideales. “Pero el pan amargo uno lo puede comer en TV, teatro o cine, no es potestad de un medio.


Es increíble cómo, a veces, el mágico mundo de la pantalla chica puede llegar a traspasar los límites del televisor. La natural manera en que suelen imprimirse en los actores los personajes que interpretan así lo atestigua. Tal vez sea por esas ocho horas diarias –como mínimo– en las que juegan a ser otros a lo largo de todo un año, cuando aceptan hipotecar la mayor parte de su tiempo despierto involucrándose en una tira diaria. O, por qué no, por las entrevistas que además conceden en el momento del almuerzo, esa hora en la que abandonan la ficción por un rato para volver a pensar como personas. ¿O, acaso, ese supuesto traslado ficcional de personajes y relaciones fuera de la pantalla no es, en realidad, una percepción contaminada de la mirada de un tercero? Cualquiera sean las razones, lo cierto es que en la entrevista con Página/12 Mirta Busnelli y Roberto Carnaghi repiten actitudes y roles que encarnan en Graduados (lunes a jueves, a las 21.15), la ficción de Telefe en la que le sacan brillo a un entrañable matrimonio judío. En la sesión de fotos y en el diálogo, Busnelli/Dana da órdenes, instrucciones y sugerencias sobre todo. Y Carnaghi/Elías acepta, con mayor o menor gana.
En la piel de Dana y Elías Goddzer, los padres de Gabriela (Violeta Urtizberea) y Andy (Daniel Hendler), la pareja de actores se destaca dentro de una ficción que se convirtió –hasta la llegada de ShowMatch– en el programa más visto del año. Sumándole picardía y tensión a la relación de sus personajes en la coproducción de Telefe y Underground, Busnelli y Carnaghi le aportan los momentos más jugosos a Graduados, con la sabiduría de quienes saben lo que hacen. No es casualidad: no se trata del primer matrimonio que la pareja de actores interpreta. En el comienzo de la democracia hicieron marido y mujer en Los insomnes (1984), un pretencioso film de Carlos Orgambide basado en un texto de Beatriz Guido. Después volvieron a ser pareja en Personas y personajes, el ciclo televisivo de ficción basado en hechos reales que dirigió Pablo Antonio en los ochenta. Y más tarde compusieron en Disputas (2003) a un inol-
vidable y particular matrimonio, en el que Carnaghi hacía de capomafia berreta y Busnelli de una madama degradada y sórdida. “Ese matrimonio fue fantástico. Porque veía por tele las cosas que hacíamos y decía que no era verdad lo que habíamos hecho. Eran cosas muy jugadas”, apunta Busnelli. “La culpa de eso la tuvo Adrián Caetano, el director, que es un tipo al que uno se tiene que entregar. Me acuerdo de que hubo una escena en la que mi personaje le regalaba un ramo de flores y ella un consolador, teníamos sexo debajo de la mesa. ¡Y terminaba limpiándome la boca con el mantel!”, recuerda Carnaghi, aún hoy atónito por las cosas que hicieron en la ficción ideada y dirigida por Caetano.
En una búsqueda y temática completamente diferente a la experiencia producida por Ideas del Sur, en Graduados los actores le ponen pimienta a un matrimonio de años, reconocible en cualquier hogar argentino. De esas parejas de toda la vida que aprendieron a soportar lo insoportable del paso de los años, en una relación tan viciada por los reproches y los achaques de la edad como graciosa para los extraños. Un matrimonio con un reconocible componente judío, pero que trasciende su condición religiosa. “Desde un primer momento era un matrimonio judío. Pero intentamos hacer un matrimonio de larga data cruzado por lo judío pero actualizado, no ortodoxo. Dana y Elías son judíos nacidos y formados en Argentina”, apunta Busnelli.

–¿Acuerdan que en Graduados conforman un matrimonio que tiene visibles rasgos judíos, pero con problemáticas y relaciones propias de cualquier matrimonio de muchos años?
Mirta Busnelli: –Cuando en la calle me preguntan si soy judía, yo me sorprendo, porque no hacemos a un matrimonio judío ortodoxo. Creo que nuestro matrimonio es judeocristiano. Muchas veces pongo en escena actitudes de mi mamá.
Roberto Carnaghi: –El de Dana y Elías es un matrimonio como cualquier otro. No creo que haya diferencias en matrimonios de años porque sean italianos, judíos, católicos o españoles. Con cuarenta años de matrimonio, a todos nos pasan más o menos las mismas cosas: nos peleamos, nos preocupamos por los hijos, discutimos, nos encabronamos con el otro, repetimos actitudes y nos soportamos. A Dana y Elías les pasan las mismas cosas que a la mayoría de los matrimonios mayores. Esa es la clave.
–¿Creen que si hubieran hecho un matrimonio judío ortodoxo hubiesen caído en el estereotipo?
R. C.: –La hubiésemos pifiado, porque no somos judíos ni hablamos iddish, por ejemplo. Además, la necesidad televisiva de subrayar determinados rasgos nos hubiera obligado al estereotipo. Que un tipo de más de 60 años esté todo el tiempo viendo tele y que la mujer se queje de que lo único que hace es estar conectado a ese aparatito o al diario es algo que sucede en cualquier hogar. A veces, de hecho, me encuentro diciéndole a mi mujer en la vida real textos de la ficción. O también agrego expresiones a la ficción que le suelo decir a mi mujer.
M. B.: –Ernesto Korovsky, el autor, nos dijo que él hablaba de su familia, de las cosas que les pasaban a sus tíos y a sus padres.
–Ustedes parecen dos actores ideales para trabajar personajes cotidianos, que provocan una rápida identificación del público.
M. B.: –Los personajes de la TV, por lo general, son populares. Pero Graduados no es costumbrismo.
R. C.: –Creo que los de la vieja escuela tenemos mayor facilidad para imprimirle cotidianidad. A los más jóvenes, en algunos casos, parece que les da lo mismo tomar un café o recibir un insulto. Hay muchos actores jóvenes en TV a los que no les pasa nada. Nosotros sentimos esa cotidianidad.
M. B.: –Salvo las sitcom, que tienen algo de sketch, las tiras requieren de un registro más natural. En la sitcom hay condensación de tipología. En Graduados hay identificación fácil, pero no es ese costumbrismo aburrido donde no pasa nada. Graduados tiene un guión donde suceden cosas y con un trabajo de búsqueda de los actores.
R. C.: –Hay una descripción que no falla: la TV es de la producción; el cine del director, y el teatro del actor. Graduados es un trabajo colectivo que respeta esa filosofía.
–¿Cómo influye el conocimiento previo que tienen, tanto personal como profesional, a la hora de componer un matrimonio para una tira diaria?
M. B.: –Si uno tuvo una buena experiencia, se supone que el conocimiento tiene que ayudar. De todas maneras, cada trabajo se me hace un proyecto nuevo. Cuando uno empieza un programa, obra o película, aunque conozca a muchos compañeros, lo que se pone en juego es una constelación distinta. Es una obra que se va construyendo a partir de otras coordenadas. Además de que me encanta como actúa, Roberto me da mucha tranquilidad, me da confianza. Es una persona muy tranquila trabajando, que me allana el camino. Porque la tele tiene un vértigo permanente, sobre todo las tiras. Yo considero a las tiras algo contranatura para el actor. Entonces, cuanto más afinidad entre los actores, mayor posibilidad creativa hay. Sé que puedo jugar a la actuación y proponer cualquier cosa, que Roberto no lo va a tomar a mal nunca. El actor necesita no tener el peligro que da la extrema susceptibilidad de algunos.
R. C.: –A veces, de todas maneras, por más que hayas trabajado con alguien, uno no tiene tranquilidad. Tal vez porque la experiencia no fue buena, o por tener registros de actuación o maneras de trabajar diferentes. Con Mirta ponemos en práctica el mismo código. Por más que hemos hecho otros matrimonios, los personajes son otros y esa relación hay que hacerla de cero. Tenemos una afinidad humana y artística que hace todo más fácil. Los dos nos plantamos frente al trabajo con la misma energía.
M. B.: –Yo tenía bastante miedo, al punto casi de no aceptar el papel, sobre cómo interpretar a una madre judía, lugar común si los hay. Hay muchas actrices que supieron hacer ese rol muy bien, como Gabriela Acher, por ejemplo. Mi dilema era qué podía aportar de nuevo a esa caracterización, qué podía sumar para que a los televidentes les dé ganas de mirarlo. Cuando supe que Roberto iba a ser mi compañero, creí que algo podía salir de ese encuentro. El actor tiene que estar abierto a que en el encuentro artístico surja lo que en forma individual no se encuentra.
–¿El riesgo, en su caso, que habían hecho otros matrimonios, era no repetirse?
M. B.: –Uno a veces termina copiándose de sí mismo. Existen los vicios actorales por falta de tiempo. Muchas veces en el set uno propone buscar alguna escena por otro lado, diferente a la idea original, como para probar, y no hay posibilidad de hacerlo. Yo sostengo que probando uno se lleva muchísimas sorpresas.
R. C.: –En la TV uno no tiene tiempo para probar, para ensayar. En todo caso, uno prueba todos los días, construyendo al personaje y sus relaciones a diario. Los personajes se construyen al aire. Hay que estar despierto. Se nota cuando un actor trabaja para irse temprano.
M. B.: –Pero aun cuando uno le pone toda la energía y el amor, el trabajo de una tira diaria es un exceso. Nadie puede trabajar tantas escenas diarias durante un año. Es un trabajo industrial. Y la industria televisiva, casi siempre, tiene necesidades inherentes al negocio que la alejan de lo artístico. El arte y la industria no son un buen casamiento.
–¿Qué es lo positivo, más allá de lo económico, de hacer una tira, entonces?
R. C.: –La tira es buena como negocio, pero no es buena ni para el actor ni para el director ni para los técnicos. ¿Cómo hace un director o un protagonista, que se levantan a las 7 de la mañana y graban hasta las 7 de la tarde, para pensar creativamente si además cada día se llevan el libreto del día siguiente? Es imposible. Muchas veces esos esquemas de producción hacen que ni siquiera tengan tiempo de ver el programa. Los resabios del acto creativo en una tira responden casi exclusivamente al orgullo individual.
M. B.: –La actuación tiene el mismo nivel de hastío que el dulce. El exceso nunca es buen compañero. Sólo en la Argentina hay programas de 200 capítulos. La pregunta del millón es saber si es posible otro esquema de producción y de emisión aquí. El dinero, para el actor, es un estímulo, pero no mejora el trabajo creativo. No hay dinero que pueda pagar el descanso y el tiempo que uno necesita para pensar una escena. La necesidad del negocio televisivo tiene un precio, y lo paga la calidad de lo que se hace.
–¿Y cómo convive, entonces, la necesidad artística cuando hacen TV?
M. B.: –Antes yo era demasiado fascista conmigo misma. O era bueno o era malo. La TV, no; el teatro, sí. Era más drástica, más dictadora conmigo misma. Tenía una exigencia castradora, porque siempre existe la posibilidad de desarrollar cosas interesantes, incluso donde hay chiquero. No todo es negro y blanco. Hay obras que no te causan expectativas y te sorprenden. Y otras que esperás mucho porque está lo más prestigioso y resultan un plomazo. El ser actor es un proceso coral. En base a cómo se da esa constelación colectiva puede o no ser propicia para que se dé el hecho artístico. En Graduados hay muy buen clima de trabajo y cada uno pone lo mejor. Es el sistema el que determina la violencia contra el hecho artístico, no la gente que lo hace.
R. C.: –El pan amargo uno lo puede comer en TV, en teatro o en cine. El pan amargo no es potestad de un medio. Ni el tiempo ni la plata ni el mejor actor del mundo determinan si una obra artística logra su cometido.
M. B.: –Además, lo que termina de completar el trabajo es la mirada del público. La experiencia artística es la mirada del otro. Mucha gente me felicita en la calle por Graduados, y yo siento que ese encuentro es inferior al encuentro que cada noche ese espectador tiene con el programa o con el personaje. El encuentro que se produce en la ficción es imposible de trasladar. Nunca vamos a sentir lo que yo siento cuando actúo y lo que esa persona siente cuando ve al personaje. La ficción es una experiencia estética.

Por Emanuel Respighi.

viernes

Un momento único

La actriz Mirta Busnelli se presta al desafío de entrevistarse y fotografiarse a sí misma. Se toma muy en serio el trabajo y la posibilidad de hacer lo que quiera. Directa en las preguntas y las respuestas, tanto como en su mirada a la cámara, incluso se atreve a decidir el largo de la entrevista: más corta de lo pedido.



-¿Qué cosas te alegran?
-Muchas: la risa de mi hija, en general ver sonreír a la gente que quiero, un buen momento en el teatro o viendo una película, una buena voz cantando mis canciones favoritas...

-¿Qué viste últimamente que te gustara?
-Dos obras de teatro: Nada del amor me produce envidia , de María Merlino, y 2040, de Elisa Carricajo, mujeres escritoras, actrices, directoras con una mirada distinta.

-¿A qué le temés?
-Al cuco.

-¿Qué te molesta que te pregunten?
-Que me pregunten en qué prefiero trabajar, si en cine, teatro o televisión. Que levanten información por Internet y la repitan como loros, que no se den cuenta de que algo único también puede ocurrir en una entrevista.

-¿Te gustaría tener una mirada propia?
-Me gustaría no romperme antes de haber dicho mi palabra...

-¿Te parece que me perdí un momento único en esta entrevista?
-Me parece que me lo perdí yo...

-Quedémonos tranquilas, la vida continúa. Repitamos juntas: ¡ser comprendida, qué delicia! (?)
-¡Ser comprendida, qué delicia! (?)
 
 Por Yamila Schmies  | LA NACION
 
 

lunes

"Una madre todo terreno" - MIRTA BUSNELLI


Graduados es uno de los éxitos de este 2012 que está arrancando. Entre el amplio elenco, ella se destaca en la piel de un personaje que puede ser igualmente querible que detestable por su insistencia en querer meterse en la vida de todos.

Ella es Dana Goddzer (MIrta Busnelli) la madraza que disfruta la elección de su hijo Andy (Daniel Hendler) de no emigrar de la casa de sus padres por el estilo de vida que lleva. No obstante la cotidianeidad transforman a Dana en un personaje con variantes: el humor con sus salidas ante las reacciones de su marido (Carnaghi) se mezclan con las mentiras que impone debido a su adicción al juego.

Al mismo tiempo, su actitud sobreprotectora la lleva a ser meticulosa y rigurosa con las actividades de sus hijos. Esto la lleva a cometer errores al escuchar conversaciones ajenas. El ejemplo más claro es cuando junto con Elías confunden a Martín (Soffritti) como el novio de Andy.

Más allá de tener una relación distante con su marido, las costumbres y características son ejemplificaciones de la realidad, hija consentida del padre, hijo de la madre. A su vez la típica familia Idish sin caer en chistes burdos, representa con sus diversas variantes la rica cultura judaica. En este contexto, la idishe mame es el fiel reflejo de Danna.

martes

“Nunca imaginé este éxito” - Mirta Busnelli


Tras tres semanas de éxito en la pantalla de Telefe, habló Mirta Busnelli, una de las coprotagonistas de Graduados que opinó sobre el fenómeno y contó algunos detalles sobre su personaje.

Graduados va primero todos los días, ¿tenías estas expectativas sobre el programa?

Yo pensaba que Graduados podía ir bien, pero nunca me imaginé este éxito, que se iba a convertir en el programa mas visto. No pensaba mucho en eso, tenía buenas expectativas, pero de verdad no se me había ocurrido que iba a pasar esto. Por eso, por inesperado, fue y es una muy grata sorpresa.

¿Cuál creés es la “magia” que tiene la tira?

Creo que si supiéramos la fórmula todos estaríamos haciendo éxitos. Yo veo que la producción está muy cuidada, me parece que todos los rubros que lo componen, ya sea autoral, los actores y los técnicos. También pienso que Graduados une a varias generaciones. Las historias se enredan de tal manera que por ejemplo se destaque Martín (Soffritti) el más chiquito y el mundo adolescente, también está la generación de los 30 y pico y la generación de nosotros, los mayores. Me parece que hay conflictos interesantes que se juegan en las diferentes generaciones y en los cruces de las generaciones. Pero bueno, bien podría estar esto y no ir bien, pero parece que la gente se enganchó…

Y es una historia simple… No hay nada que no se haya visto antes en la tele… como tal vez sí lo está haciendo Pol-ka con los efectos e historias más “cienciaficcionescas”.

Yo creo que la novedad no pasa sólo por cuestiones técnicas, me parece que hay cierto juego de comedia que gusta mucho y que está renovado en esta novela. Además de combinar el romanticismo y una onda particular, un estilo, una manera de contar. Esta conjunción me parece que hace que el programa resulte muy seductor.

¿En qué te basaste para componer tu personaje?

Me basé en mi propio bagaje, en el texto, en las situaciones y el mundo de esta mujer que el autor conoce muy bien y sabe como contarlo. También me apoyo mucho en mis compañeros, se creó una ligazón muy buena y me aprece que hemos logrado muy buena sintonía con el elenco, somos como una familia.

¿Y se viene alguna transformación de Dana, tu personaje? ¿se va a volver cada vez más desquiciada?

Dana tiene una doble vida y oscura también. En cada lugar esconde su otra cara, pero claro que ningún mecanismo es perfecto y va a empezar a fallar.

Se dice que Marcelo Tinelli podría salir más temprano, a las 21, ¿te preocupa la competencia?

Me da curiosidad ver cómo va, pero no estoy muy al tanto, me parece que es una preocupación para la producción. No pienso en eso más allá de una curiosidad de saber qué es lo que a la gente le gusta más ó le gusta menos, qué es lo que la gente decide acompañar.

Después de un año haciendo una novela muy poco vista y ahora la más vista, ¿qué creés que le faltó a Sr. y Sra. Camas?

Me parece que todos los rubros estaban buenísimos, pero no fraguaba. Entre todos, entre la producción, la autoria, faltaba cierta conexión. Pero sigo sosteniendo que había elementos muy valiosos en ese programa y tampoco me parece que haya sido un programa detestable. Además, siendo un programa que estaba en un canal que es un canal de bajo rating, tenía el rating que tenían la mayoría de los programas del canal. Pero bueno, tal vez se esperaba que el programa justamente despegara un poco esa situación y no fue así.


El elenco de “Graduados” se juntó a ver el primer capítulo


La ficción protagonizada por Nancy Dupláa, Isabel Macedo y Daniel Hendler, entre otros, arrancó su ciclo en la pantalla de Telefe.


Anoche el elenco de “Graduados” se reunió para ver el primer capítulo. Junto al equipo técnico y de producción se emocionaron y brindaron por el exitoso comienzo de esta nueva ficción de Telefe.

“Graduados” es una coproducción de Telefe junto a Underground y Endemol con un gran elenco compuesto por Nancy Dupláa, Daniel Hendler, Luciano Cáceres, Julieta Ortega, Isabel Macedo, Juan Leyrado, Juan Gil Navarro, Dolores Fonzi, Mex Urtizberea, Gastón Soffritti, Paola Barrientos, Mercedes Scapola, Jenny Williams, Chang Kim Sung, Lucas Velasco, Chela Cardalda, Violeta Urtizberea, Roberto Carnaghi y Mirta Busnelli.

La tira, creada por Sebastián Ortega, junto a su equipo (los mismos de “Lalola” y “Los exitosos Pells”, entre otros), sería el último estreno fuerte de los canales líderes, en materia de ficción diaria, ya con “Dulce amor”, “Lobo” y “Los únicos” en pantalla, contra esta última competiría esta comedia.

Ayer debutó con un muy buen número de rating, realizando un promedio de 24.4 puntos y ganándole claramente a “Los Únicos”, su competencia en la pantalla del Trece.

“Graduados” cuenta la historia de Andy (Daniel Hendler) y Loli (Nancy Dupláa) compañeros del colegio secundario que no v
volvieron a verse en 18 años.

Andy siguió con una vida relajada, y se juró vivir bajo una filosofía particular que está relacionada a no perder la libertad de la juventud y no acabar nunca con la diversión, teniendo un trabajo cómodo y sencillo como el de pasear perros.

Loli se casó, tuvo un hijo y formó una familia en apariencia ideal, con Pablo (Luciano Cáceres), el rival de Andy en el colegio.

El cruce de estos dos personajes les revelará un secreto inesperado que cambiará sus vidas para siempre, y los obligará a ellos y a sus ex compañeros del secundario, a replantearse qué han hecho con sus deseos de la adolescencia; a partir de allí, el reencuentro con los demás “graduados” ,de aquella promoción estudiantil del 89, modificará sus vidas cotidianas.

Tags: Graduados


Mirta Busnelli palpita el inicio de “Graduados”

La actrizprotagonista de “Graduados”, la nueva tira de Telefe que debuta hoy a las 21:15, dialogó con Ronen Szwarc en “El Disparador” por FMDelta 90.3 sobre el ciclo y su análisis de la TV abierta.

“No estoy nerviosa porque no tengo ninguna escena comprometida hoy. Tengo ganas de disfrutarlo, de que haya salido bien, de que a la gente le guste, no tengo mucho miedo, aseguró Mirta Busnelli

En cuanto a sus expectativas sobre el programa, Busnelli sostuvo que “el rating en la television abierta forma parte del negocio de la TV”, y agregó que ella no es “productora ni realizadora, soy actriz entonces si sé que si no va bien de rating hay problemas con la producción. A mí lo que realmente me importa es que el programa sea bueno y que a la gente le guste”.

Además se refirió a sus gustos a la hora ver programas de los que no participa, “las tiras son muy exigentes para ver todos los días porque uno tiene que hacer muchas cosas en el día a día. Pero sí, en general, me gusta ver las tiras”.

“En este momento no estoy siguiendo ninguna tira. Pero si estoy en posibilidades de hacerlo y me parece buena las sigo. Me paso con Monte Cristo, Mujeres Asesinas, El Elegido”, añadió.

“Cuando hay una buena escena, una buena actuación lo disfruto, no sé si igual o doblemente que un espectador común porque uno sabe que todo puede estar pero a veces es difícil que ocurra y cuando ocurre está buenísimo y lo disfruto muchísimo”, concluyó Busnelli que aparte de actriz se confesó una apasionada espectadora.



Se viene " Los Graduados" Mirta Busnelli nos adelanta como va a ser la nueva tira de TELEFE.

video

“Graduados” es una coproducción de Telefe junto a Underground y Endemol con Nancy Dupláa, Daniel Hendler, Luciano Cáceres, Julieta Ortega, Isabel Macedo, Juan Leyrado, Juan Gil Navarro, Dolores Fonzi, Mex Urtizberea, Gastón Soffritti, Paola Barrientos, Mercedes Scapola, Jenny Williams, Chang Kim Sung, Lucas Velasco, Chela Cardalda, Violeta Urtizberea, Roberto Carnaghi, Mirta Busnelli y gran elenco.

“Estamos felices con esta nueva ficción. Siento que GRADUADOS llevará alegría a los hogares, a las familias”, declaró Pablo Culell, productor general de la nueva comedia romántica que estrenará Telefe, el próximo lunes, luego de presentar la tira junto a Sebastián Ortega, creador de la serie de Underground, en la emblemática Disco de los 80, “New York City”, en la noche del martes a la prensa.

“Tomás Yankelevich la programó a las 21 y 15 hs, un horario ideal para que pueda verla toda la familia, y en donde hemos tenido grandes éxitos como LOS ROLDAN. Hay mucho trabajo de producción, de realización, nos gusta apuntar a la excelencia en todos los rubros, y contamos con un elenco de lujo que nos enorgullece”, agregó Culell quien siente que la tira identificará principalmente a la gente de 40 años, que viviera su adolescencia en los 80, pero que la historia se cuenta en la actualidad y es para que disfrute la familia y gente de cualquier edad.

“Contar con Nancy Dupláa como protagonista de un elenco de lujo es un gran honor, es una de las grandes comediantes y actrices de su generación, la gente la adora y hacia tiempo no se la veía en pantalla”, agregó el productor refiriéndose a la figura central de la comedia, a quien al finalizar el evento, sorprendió Pablo Echarri, su marido, quien llegó a saludarla

La tira de Underground y Endemol ,que cuenta la historia de un grupo de ex compañeros del secundario que se reencuentran casi veinte años despues, fue presentada a todo brillo, con las performances del CLUB 69, y en donde Ortega agradeció el trabajo de todo el equipo, elenco, autores y directores.

A su vez, Pablo Culell, productor general de esta tira, como de tantos otros éxitos junto a Ortega, recordó que en días más comienzan sus cursos anuales para estudiar guión y producción de TV, junto al autor Jorge Maestro, para el que aún quedan vacantes. Toda la info en www.escribiryproducir.com.ar.

Sinopsis:

“Graduados” cuenta la historia de Andy (Daniel Hendler) y Loli (Nancy Dupláa) compañeros del colegio secundario que no volvieron a verse en 18 años.

Andy siguió con una vida relajada, y se juró vivir bajo una filosofía particular que está relacionada a no perder la libertad de la juventud y no acabar nunca con la diversión, teniendo un trabajo cómodo y sencillo como el de pasear perros.

Loli se casó, tuvo un hijo y formó una familia en apariencia ideal, con Pablo (Luciano Cáceres), el rival de Andy en el colegio.

El cruce de estos dos personajes les revelará un secreto inesperado que cambiará sus vidas para siempre, y los obligará a ellos y a sus ex compañeros del secundario, a replantearse qué han hecho con sus deseos de la adolescencia; a partir de allí, el reencuentro con los demás “graduados” ,de aquella promoción estudiantil del 89, modificará sus vidas cotidianas.

jueves

Mirta Busnelli, “La ficción será muy atractiva”.

Mirta Busnelli dialogó con DiarioShow.com y habló sobre Los Graduados, comedia romántica creada por la productora de Sebastián Ortega, Underground, en la que la actriz será protagonista. “La ficción será muy atractiva”, adelantó. ¡Y hay más!


Mirta Busnelli, una de las protagonistas de Los Graduados, la ficción que pronto saldrá por Telefé, dialogó con DiarioShow.com y contó cómo se prepara para el gran debut.

“Realmente estoy contenta. Me gusta mucho el elenco que se convocó y la producción es fantástica. Ya estuve viendo algunas imágenes y son espectaculares. Está bueno el programa que se está formando y sin dudas que será atractivo”, comenzó la prestigiosa actriz.

Y agregó: “Mi personaje es una mujer muy preocupada por su hijo, que es Daniel Hendler, que tiene dos vidas…una familiar y la otra no tan legal (risas). Además soy una mujer demasiado curiosa que se mete en la vida de los demás, sobre todo en la de sus hijos”.

Contenta, la Busnelli tiró: “Me siento a gusto con el personaje. Yo no soy así en mi vida privada…así que está bueno interpretar otras cosas cuando trabajo (risas)”.

Sin pelos en la lengua, Mirta expresó: “Por ahora la onda es fantástica. Es un gran elenco. Hace un mes más o menos empezamos a grabar y en marzo salimos al aire por Telefé”.

Reflexiva, Busnelli narró: “Junto a Roberto Carnaghi y Juan Leyrado somos los de mayor experiencia. Pero no damos ningún tipo de indicación, para nada. En ese sentido, si alguno necesita alguna ayuda, la pide a quien le parezca la persona indicada. Lo que sí, el hecho de tener más experiencia, me hace aportar una mirada diferente. Pero los jóvenes también tienen una mirada nueva”.

También, Busnelli dijo que “nunca acepté ningún trabajo de una. Siempre que me hacen una propuesta necesito masticarla mucho. Esa es mi modalidad. No me decido muy fácilmente”.

DE QUE TRATA LA FICCION

La historia es de un grupo de ex compañeros de colegio que volverán a cruzar sus vidas, veinte años después de terminar el secundario, y que marca el regreso de Nancy Duplaá a la televisión, luego de un tiempo alejada.

La trama central cuenta la historia de Andy( Daniel Hendler) y Loli ( Nancy Duplaa) quienes fueron compañeros del secundario y no volvieron a verse en 18 años.

Andy ha continuado con una vida relajada y se ha jurado vivir bajo una filosofía particular que está relacionada a no perder la libertad de la juventud y no acabar nunca con la diversión, teniendo un trabajo cómodo y sencillo como el de pasear perros. Loli se ha casado, ha tenido un hijo, Martín (Gastón Sofritti) y ha formado una familia en apariencia ideal, con Pablo( Luciano Cáceres), rival de Andy de la adolescencia.

El cruce de estos dos personajes les revelara un secreto inesperado que cambiará sus vidas para siempre, y los obligará a ellos y a sus ex compañeros de colegio, a replantearse que han hecho con sus deseos de la adolescencia

Una de las características de esta comedia será que los mismos actores de mas de 35 años, harán de si mismos a los 18, donde se retratará sus pasados con looks y música de la época.

martes

"por Amor a Sandro"

Finalmente llegó el estreno de Por amor a Sandro, el musical inspirado en la vida y obra del cantante que transportará a los espectadores a la década del 60, cuando Roberto Sánchez recién empezaba su carrera.


Al estreno, asistieron muchos famosos como: Soledad Silveyra, Rita Terranova,Mirta Busnelli Susana Romero, Carla Conte, Edad Bustamante, Fanny Maldelbaum, Gogo Rojo, Laura Bove, Pablo Alarcon, Toti Ciliberto, Leo García, Bicho Gómez, Silvio Soldán y las infaltables Nenas de Sandro.

"TARJETA ROJA A LA VIOLENCIA DE GENERO"

Más de 60 artistas, periodistas y dirigentes sociales participan del lanzamiento del portal de la campaña "Sacá tarjeta roja al maltratador", cuyo objetivo es involucrar a toda la sociedad en la prevención y la denuncia de la violencia de género.




De la campaña gráfica participan las actrices Cecilia Rosetto, Florencia Peña, Mercedes Morán, Mirta Busnelli, Romina Gaetani,Virginia Innocenti, Silvia Kutica, Julieta Ortega y Carolina Papeleo, entre otras; a las que se suman actores: Lito Cruz, Juan Leyrado, Oski Guzmán, Benjamín Rojas y Sebastián Estevanéz.